Humedad por capilaridad

Se denomina humedad capilar a aquella que asciende por las paredes de un edificio desde sus cimientos. Este tipo de humedad consigue avanzar por las paredes a través de sus poros y capilares.


Humedad por capilaridad

Se da normalmente en muros donde el aislamiento constructivo es deficiente o inexistente, haciendo que la humedad contenida en el subsuelo ascienda a través de los materiales porosos de suelos y paredes.

 

Las sales disueltas son transportadas por la humedad y terminan cristalizando en la superficie, degradando el revoco y los enyesados. La humedad también sube por el efecto de la electro-ósmosis. Un muro cargado de sales significa que está cargado eléctricamente, por lo cual atrae con más fuerza la humedad.

Algunos de los síntomas más habituales de este tipo de humedades por capilaridad son:

Indicios de humedad que aparecen en las partes bajas de las paredes.

Humedad o zócalos deteriorados.

Depósitos salinos en la superficie de la pared.

¿A qué altura asciende?

La altura que alcanza la humedad por capilaridad en una pared depende del tamaño de los poros de la misma, la cantidad de sales disueltas, el tipo de pintura aplicada y el porcentaje de humedad en el suelo. En la mayoría de los casos, es bastante improbable que la humedad por capilaridad ascienda a más de 2 metros. No obstante, en casos extremos (por ejemplo, cuando se ha cubierto la pared con una membrana impermeable), la humedad puede superar los 5 metros de altura. Todo ello dependiendo del grosor del muro.

 

Ésta sería una primera aproximación sobre la humedad causada por la capilaridad, pero es necesaria la visita de uno de nuestros técnicos cualificados para determinar con precisión su problema, mediante nuestras técnicas de medición.

Solicite aquí su diagnóstico completo y gratuito